Nuestro trabajo consiste en hacer que la tecnología cumpla con el beneficio del cliente. Como punto de partida, observamos las demandas que los clientes hacen a sus clientes. Estamos enfocados en soluciones que pueden hacer que las tareas difíciles, repetitivas y que consumen mucho tiempo, sean más fáciles para todas las personas implicadas.

Hayder Wokil

Director de Conducción autónoma y Automatizada, Volvo Trucks

RECOLECCIÓN DE CAÑA DE AZÚCAR, BRASIL

Un ejemplo excelente de cómo la tecnología de automatización puede contribuir a la rentabilidad. Antes, los camiones destruían un porcentaje importante de la cosecha de caña de azúcar de este agricultor brasileño. Con una función automatizada, el camión sigue los pasos de los recolectores. El conductor acelera y frena, pero tiene la ayuda de la dirección automática. De este modo, se salva una gran cantidad en la cosecha. 

Camión de recogida de residuos de Renova, Suecia

Cuando los camiones de recogida de residuos dan marcha atrás en áres residenciales, existe el riesgo de que se produzcan accidentes. Con un camión autónomo, solo se necesita un conductor. El camión da marcha atrás automáticamente, siguiendo al conductor alrededor de las casas para recoger los residuos. Este proyecto de investigación con la empresa sueca de reciclaje Renova ayuda a aumentar tanto la productividad como la seguridad. 

CONDUCCIÓN AUTÓNOMA BAJO TIERRA, SUECIA

Se están probando camiones autónomos Volvo FMX en las operaciones habituales de la mina de Boliden. Los camiones contribuyen a aumentar la productividad y la seguridad, ya que pueden seguir trabajando directamente después de realizarse voladuras. Normalmente, es necesario esperar un tiempo antes de reanudar el trabajo. Este es un ejemplo de automatización total en un área cerrada, donde no se necesita ningún conductor. 

Platooning: ahorrar combustible conduciendo juntos

Mediante la conectividad, los camiones en convoy o en tren de carretera se pueden comunicar unos con otros. Se puede controlar la distancia, la velocidad y la frenada. Los camiones que van detrás utilizan radares y cámaras y reciben información de los camiones que circulan delante. Actualmente, un convoy medio puede ahorrar hasta un 10% del consumo de combustible de un camión. Esta cifra aumentará hasta el 15% en la próxima década, a medida que los camones conduzcan cada vez más cerca unos de otros. Las emisiones de CO₂ también se reducen como resultado del ahorro de combustible, mientras que la seguridad aumenta al compartir información entre los camiones conectados.