Presentación mundial: los nuevos camiones de gas de Volvo Trucks reducen las emisiones de CO2 entre un 20 y un 100%

Volvo presenta ahora camiones capaces de reducir las emisiones de CO2 entre un 20 y un 100%. Volvo Trucks, que apuesta firmemente por una nueva tecnología de bajo consumo energético para los vehículos que funcionan con gas, permite reducir considerablemente el impacto medioambiental de las operaciones de transporte pesado regional y de largo recorrido.

Volvo FH GNL ofrece un rendimiento similar al del Volvo FH con motor diésel

Volvo Trucks presenta ahora camiones de gas Euro 6 que ofrecen un ahorro de combustible y un rendimiento equivalentes a los de los camiones diésel, pero con un impacto medioambiental mucho menor. Los nuevos camiones, el Volvo FH GNL y el Volvo FM GNL, pueden funcionar tanto con biogás, que reduce las emisiones de CO2 hasta un 100%, como con gas natural, que reduce las emisiones de CO2 un 20% en comparación con el diésel. Esto se refiere a las emisiones del vehículo durante su uso.

En comparación con los camiones que funcionan con gas actualmente disponibles en el mercado, los nuevos vehículos de Volvo Trucks consumen entre un 15 y un 25% menos combustible. Para proporcionar a los camiones la máxima autonomía operativa posible, estos funcionan con gas natural licuado (GNL).

"Nuestros nuevos camiones de gas natural licuado o biogás producen un impacto medioambiental mucho menor que los camiones diésel. Además, consumen mucho menos combustible que los camiones de gas actualmente disponibles en el mercado. Esto convierte al gas en una opción más viable como sustitutivo del diésel incluso para las operaciones de transporte pesado de largo recorrido", comenta Mats Franzén, Jefe de Producto de Motores de Volvo Trucks.

Un transportista que recorra una distancia anual de 120.000 km con vehículos de transporte de gran tonelaje y elija gas natural licuado en lugar de diésel podrá reducir sus emisiones de CO2 en una proporción de 18 a 20 toneladas al año. Teniendo en cuenta que solo el año pasado se registraron en la Unión Europea más de 264.000 camiones pesados, existe un inmenso potencial de reducir considerablemente las emisiones de los vehículos comerciales de gran tonelaje a nivel mundial. Existe una gran disponibilidad de gas natural, en muchos países se ofrece a un precio muy competitivo, como es el caso de España, y la infraestructura de GNL se está expandiendo actualmente por toda Europa de acuerdo con los paquetes de medidas de la Comisión Europea y los estados miembro para garantizar un suministro energético a largo plazo en Europa.

"En consecuencia, consideramos el GNL como la principal alternativa a largo plazo al diésel, tanto para las operaciones de transporte regional como de largo recorrido, en las que el ahorro de combustible, la carga útil y la productividad resultan esenciales. Con el uso del biogás en mayor proporción, el impacto medioambiental puede reducirse mucho más. Para las operaciones de transporte en entornos urbanos, donde la autonomía operativa no importa tanto, los vehículos eléctricos tendrán una mayor importancia en el futuro. Nuestra intención es que los camiones Volvo finalmente generen cero emisiones, aunque este objetivo no podremos alcanzarlo con una única solución, sino con varias soluciones en paralelo. El gas natural licuado es una de ellas", comenta Lars Mårtensson, Director de Medio Ambiente e Innovación de Volvo Trucks.