Gotemburgo adquiere su primer camión eléctrico

Gotemburgo, ciudad natal de Volvo Trucks, tiene grandes aspiraciones en cuanto a sostenibilidad. Este año, la ciudad ha adquirido su primer camión completamente eléctrico, lo que supone un pequeño pero importante paso en la electrificación del transporte comercial de la ciudad. Pero, ¿qué circunstancias propiciaron que el primer camión eléctrico llegase a las calles de Gotemburgo?
Puesta de sol en Gotemburgo.

“En primavera de 2016, el departamento de Aguas y Residuos Sostenibles de la ciudad nos pidió que estudiásemos la posibilidad de desarrollar un camión de recogida de residuos completamente eléctrico. El objetivo era utilizarlo en un proyecto para averiguar en qué medida un transporte más inteligente y sostenible puede contribuir a crear un entorno urbano más atractivo”, nos cuenta Jonas Odermalm, director de Estrategia de producto de Volvo FL y Volvo FE, Volvo Trucks. 

Esto marcaría el inicio de una intensa colaboración entre la ciudad de Gotemburgo, Volvo Trucks, JOAB y Renova. En sus funciones como cliente, desarrollador de vehículos, carrocero y operador, los cuatro colaboraron estrechamente.  

“Empezamos estudiando la ruta que seguiría el camión de recogida de residuos eléctrico y la configuración de los vehículos que actualmente se utilizan en esta ruta. ¿Qué distancia recorren? ¿Qué velocidad alcanzan? ¿Qué carga llevan? ¿Cuántas paradas hacen por turno? ¿La carretera es llana o en pendiente?, explica Jonas Odermalm.

Mediante el análisis y comparación de una serie de factores, el proyecto recopiló datos sobre las especificaciones de requisitos para las que se diseñaría el camión. Unos valores previstos de masa máxima de vehículo de 19 toneladas, con una 5 carga útil de 5 toneladas y una ruta diaria de entre 60 y 70 kilómetros y 128 paradas para recogida de residuos; estos serían los parámetros para calcular el consumo de energía previsto del vehículo. Puesto que se trata de un camión de recogida de residuos, también se tuvo en cuenta el consumo de energía de la carrocería/compactador.  

Una vez calculadas las necesidades de energía y las condiciones de tráfico, el equipo de desarrollo estudió con más detenimiento diversas fuentes de energía sostenibles. Disponer de un gran número de baterías a bordo aportaría una gran autonomía, pero también afectaría negativamente a la carga útil del vehículo. Tener menos baterías permitiría una mayor carga útil, pero el vehículo tendría que cargarse con más frecuencia. 

“¿Era necesario realizar cargas rápidas a lo largo de la ruta, o sería suficiente con cargar las baterías por la noche? Estudiamos diversas alternativas antes de tomar una decisión definitiva”, explica Hayder Wokil, responsable principal de la participación de Volvo Trucks. 

La solución es un vehículo con tres baterías y una capacidad de almacenamiento de energía de un total de 150 kWh; suficiente para realizar un turno completo sin cargas adicionales. Y, puesto que los camiones de recogida de residuos solo se utilizan durante el día, se decidió cargarlos durante la noche en la red eléctrica estándar.  

El primer camión se construiría a principios del verano de 2017 en el chasis de un Volvo FL. Se instaló la línea motriz eléctrica, y el chasis y la cabina se adaptaron a la nueva tecnología. Tras seis meses de trabajos de desarrollo y optimización, el camión de recogida de residuos se equipó de carrocería a principios de 2018. Ahora se someterá a un proceso de ajuste y certificación, con formación de conductores y mecánicos, antes de comenzar su funcionamiento normal en las calles de Gotemburgo con conductores de Renova al volante. 

Artículos relacionados