¿Necesitarán camiones las ciudades del futuro?

La urbanización no cesa; las ciudades de todo el mundo están creciendo y las necesidades de transporte continúan aumentando. Al mismo tiempo, la contaminación del aire y la congestión del tráfico suponen un problema importante. La necesidad de sistemas de transporte más limpios y eficientes resulta evidente. La pregunta es: ¿Habrá cabida para los camiones en las ciudades del futuro?
Volvo Trucks en las ciudades

La población mundial sigue creciendo. Según informes de las Naciones Unidas, se prevé que la población mundial aumente de 7000 millones de personas en 2014 a aproximadamente 9000 millones en 2050. La ONU estima que, de aquí a 2050, dos tercios del total de la población vivirán en ciudades (actualmente, esta proporción es de la mitad). De forma paralela a la urbanización, los nuevos hábitos de consumo —con mayor índice de comercio electrónico y entregas a domicilio— también se traducirá en que la sociedad necesite soluciones de transporte más eficientes. 

“Para superar los problemas relacionados con el tráfico y el empeoramiento de la calidad del aire, como las congestiones del tráfico y las emisiones, debemos utilizar el ingenio. Debemos pensar en términos del espacio que ocupan nuestros transportes en las calles y en las fuentes de energía que utilizamos”, comenta Lars Mårtensson, director de Medio Ambiente e Innovación de Volvo Trucks.

Algunas personas argumentan que las furgonetas pequeñas serán la solución para los transportes de distribución en las ciudades del futuro, pero no es tan sencillo, explica Lars Mårtensson. 

“Esto podría ser cierto en determinadas zonas. Pero, por lo general, un camión a carga completa es un medio de transporte que optimiza el espacio. De hecho, un camión de distribución tiene más de diez veces la capacidad de carga de una furgoneta de menor tamaño”.  

Los camiones eléctricos pueden mejorar aún más la eficiencia del transporte. Su bajo nivel de ruido genera oportunidades para llevar a cabo una amplia variedad de tareas en horas de poco tráfico (por ejemplo, en las primeras horas de la mañana o incluso por la noche). Esto reduce la carga impuesta a las carreteras durante las horas con mayor densidad de tráfico. Un camión eléctrico sin emisiones de gases se puede utilizar en terminales interiores y en zonas medioambientales. 

“Si pudiésemos trasladar una mayor parte de la distribución a las horas con menos tráfico, habría menos vehículos y menos congestión durante el día, que es cuando un mayor número de personas hace uso de las calles. Esto también resulta beneficioso para la seguridad. Las ciudades del mañana necesitarán utilizar los recursos (por ejemplo, la energía, el espacio y el tiempo) de manera más eficaz de lo que lo hacen hoy, y los camiones electrificados pueden contribuir aún más a que esto suceda”, concluye Lars Mårtensson.

Artículos relacionados